Noticias Wall Street

Sánchez avisa a sus ministros de que vienen “meses muy duros” y les pide unidad

Giro político del Gobierno, que deja en manos de las autonomías toda la responsabilidad de las decisiones clave para afrontar la pandemia. El presidente, Pedro Sánchez, presionado por la oposición, que le exige que retome el control, ha ofrecido una solución jurídica: que sean las comunidades las que soliciten la declaración del estado de alarma en su territorio si creen que lo necesitan, y él garantiza que quien lo haga tendrá el apoyo de los votos de la mayoría.

Esta estrategia lanza la pelota al tejado de comunidades como Madrid, la más crítica con el Gobierno, que tendrían que asumir políticamente el coste de solicitar el estado de alarma e ir al Congreso a defender los motivos. Desde junio, cuando el Gobierno precipitó el final del estado de alarma por el rechazo del PP y la presión de autonomías en manos de los populares y otras nacionalistas que le pedían recuperar las competencias, Sánchez y su equipo tomaron una decisión política de fondo que ahora mantienen: ya no será el Gobierno quien esté en primera línea de la crítica con el mando único, sino las autonomías a las que compete la gestión de la educación y la sanidad.

Sánchez mantiene esa estrategia pero da un paso que presiona a las autonomías, en especial a Madrid, al ofrecerles esta salida si creen que con la legislación actual no les basta para controlar la pandemia. De paso, el presidente también ofrece ayuda para el gran problema detectado en Madrid y Cataluña: la escasez de rastreadores. El presidente pone a disposición de las autonomías que lo necesiten 2.000 militares para hacer rastreo de contagios.

Sánchez ha hecho estos anuncios en una comparecencia tras el parón veraniego con la que busca marcar el inicio de un nuevo curso político que se prevé tormentoso. “La evolución de la curva de la pandemia es preocupante y hay que atajarla”, ha considerado Sánchez, que también ha anunciado una ronda de contactos con las diferentes formaciones para intentar unir esfuerzos. “Desterremos la pelea partidista de la lucha contra la pandemia, el enemigo es el virus”, ha pedido.

El presidente ha rehuido hasta tres veces la pregunta más evidente: por qué España es el país de Europa con más contagios. Sánchez no ha querido culpar directamente a las autonomías de ese fiasco: “No saldrá de mí ningún reproche hacia las comunidades autónomas”, ha insistido tras hacer llamamientos a la unidad. Pero sí ha apuntado indirectamente a algunas cuando ha repetido varias veces que el comportamiento es desigual en toda España y que unas autonomías “han tenido una eficacia mayor” en el control del virus.

Sánchez ha explicado la hoja de ruta que el Ejecutivo se marca en estos momentos. El presidente ha exhortado a las comunidades a que “incorporen el sistema de rastreo digital” y ha pedido a los ciudadanos que se descarguen la aplicación Radar Covid, ya que el uso de estos sistemas podría reducir el impacto de la pandemia hasta en un 30%.

En el otro gran asunto delicado del momento, el arranque del curso escolar, donde también el Ejecutivo ha dejado que las comunidades tomen las principales decisiones porque son sus competencias, Sánchez se ha mostrado mucho más optimista que el sector y los colectivos de padres, cada vez más preocupados. El presidente sostiene que el Gobierno y la comunidad educativa llevan meses trabajando en el diseño del nuevo curso y los padres deben estar tranquilos y tener “la garantía de que habrá una vuelta al cole en centros seguros, mucho más seguros que muchos lugares en los que han estado estas vacaciones o los parques”, ha señalado. Sánchez ha recordado que gracias a los 2.000 millones que se pusieron a disposición de las autonomías se han contratado 30.000 profesores más para este año, aunque también ha recordado que hay diferencias y mientras la Comunidad Valenciana ha incorporado a 4.000, otras han hecho mucho menos, un golpe indirecto de nuevo hacia Madrid. El presidente no ha querido contestar a las críticas de Unidas Podemos, que ha reprochado la “falta de liderazgo” de la ministra de Educación, Isabel Celáa. “Tengo una opinión muy positiva del funcionamiento del Gobierno de coalicion”, se ha limitado a contestar.

Las peticiones de estado de alarma de las comunidades podrían ser totales o parciales, según ha explicado el presidente, que ha ofrecido los votos socialistas para sacarlas adelante en el Congreso, independientemente del partido que gobierne en la autonomía que lo reclame. “El estado de alarma es una herramienta constitucional, útil y necesaria en casos de extrema necesidad como es una pandemia (…) Si un presidente autonómico considera que necesita este instrumento jurídico en su territorio, el Gobierno se abre a darles esta capacidad”, ha detallado.

El artículo quinto de la ley de 1981 que ha señalado el presidente dice expresamente: “Cuando los supuestos a que se refiere el artículo anterior afecten exclusivamente a todo, o parte del ámbito territorial de una comunidad autónoma, el presidente de la misma podrá solicitar del Gobierno la declaración de estado de alarma”. El artículo 7 remata: “A los efectos del estado de alarma la autoridad competente será el Gobierno o, por delegación de este, el presidente de la comunidad autónoma cuando la declaración afecte exclusivamente a todo o parte del territorio de una comunidad”.

Desde el pasado viernes, se han contabilizado más de 19.000 nuevos casos de coronavirus. La oposición ha cargado contra el Ejecutivo —con el regreso del curso escolar a la vuelta de la esquina— por haber dejado todas las decisiones en manos de las autonomías y le ha exigido que retome el control. En su llamamiento a la unidad política, Sánchez ha reclamado la necesidad de contar con “instituciones robustas”, que pasan por la renovación de órganos como el Consejo General del Poder Judicial o el Defensor del Pueblo. “También hay que impulsar la recuperación económica cuanto antes. Y eso exige unos nuevos Presupuestos”, ha recordado.

Las acciones del Gobierno llegan después de que las comunidades autónomas se vieran en la necesidad de contar con el aval de los jueces para confinar ciertos territorios con altas tasas de contagio, como ya ha sucedido en municipios como Aranda de Duero (Burgos) o Villamalea (Albacete). Y en otros casos, como en la Comunidad de Madrid, las medidas que se han tomado han sido desechadas por los juzgados.

La rueda de prensa de Sánchez ha sido anunciada este mismo martes, un día en el que también se retoma la actividad legislativa. La Diputación Permanente ha rechazado la comparecencia del vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias. El PP, Cs y Vox reclamaban que Iglesias explique ante el Congreso las causas judiciales que investigan irregularidades en las cuentas de su formación, pero el PSOE y sus socios de investidura lo han evitado. Durante la conferencia de prensa, Sánchez ha expresado su máximo respeto al poder judicial y a su independencia y ha hecho pública su “total confianza” en Unidas Podemos y su “total apoyo” a Iglesias.

Fuente: EL PAÍS
Ir al artículo original

You may also like