La Fiscalía investiga al Fuenlabrada por viajar a A Coruña con un puñado de casos positivos

Cinco jugadores más y un empleado del Fuenlabrada, que se encuentran confinados desde el lunes en un hotel de A Coruña, dieron positivo en las pruebas diagnósticas realizadas este jueves y están infectados por covid-19. Ya son 12 futbolistas y cuatro miembros del personal del equipo madrileño (16 en total) los afectados por el brote que propició el aplazamiento de su partido contra el Deportivo de la última jornada de Segunda, y 12 de ellos están en tierras gallegas. Las prevenciones sobre el resto de integrantes del equipo son máximas, hasta el punto de que se han frenado los planes que los servicios sanitarios de Galicia y Madrid trazaban para que quienes no hubiesen sido declarados positivos pudiesen volver lo antes posible a sus domicilios.

Todos seguirán en A Coruña mientras la última jornada de Segunda sigue en juego entre comunicados, informes, reuniones, arengas y estrategias jurídicas. La competición está paralizada. Girona y Almería debían jugar anoche el primer partido de la promoción. “Tienen que decirnos ya cuando debemos jugar”, clamó Mario Silva, entrenador del equipo andaluz. En Zaragoza no tienen ni fecha ni rival, porque pueden cruzarse con Elche o con Fuenlabrada. “No nos merecemos este estado de incertidumbre”, lamentó el central Alberto Guitián.

En vídeo, el entrenador del Fuenlabrada, José Ramón Sandoval, habla sobre cómo está viviendo el confinamiento la plantilla.(VÍDEO: ATLAS)

Los test que detectaron los nuevos positivos los realizó un laboratorio privado por orden de LaLiga. Se hicieron en A Coruña y el Servicio Gallego de Salud se enteró de los resultados a través de los medios de comunicación. De inmediato remitió sendas misivas a LaLiga y al Fuenlabrada para advertirles que incumplieron “gravemente” la obligación de comunicación debida a la red nacional de vigilancia epidemiológica. Pero LaLiga está enfrascada en otros asuntos. Por ejemplo, en la elaboración de un informe que en 11 páginas detalla su versión de lo sucedido con el Fuenlabrada entre el sábado y el lunes y en el que replica el durísimo comunicado del Consejo Superior de Deportes (CSD), que el miércoles acusó al Fuenlabrada de incumplir los protocolos, responsabilizó por ello a LaLiga y señaló a ambos por no informar de la situación a las autoridades sanitarias y emprender viaje a A Coruña.

El informe remitido al CSD por la entidad que preside Javier Tebas ahonda en la profunda grieta que ahora les separa y le recuerda al máximo organismo deportivo del país que el protocolo de vuelta a la competición y de actuación en caso de positivo (permitía que en un grupo con un único caso de covid-19 no hubiera confinamiento) se aprobó el pasado mes de mayo con su anuencia y que, además, se envió a las autoridades sanitarias de todas las comunidades autónomas. LaLiga aclara que todos los clubes han seguido sus indicaciones ante situaciones de indicios de posibles contagios, de manera que libra de culpa al Fuenlabrada.

El relato que traza LaLiga confirma un primer positivo de un jugador del Fuenlabrada el sábado por la noche. Luego se supo, y así lo clarifica en el informe, que se trata de un futbolista que no había saltado en el partido disputado el día anterior contra el Elche. El domingo por la mañana se realizaron 63 pruebas de diagnóstico PCR a la plantilla y personal del Fuenlabrada y a las siete de la tarde se tiene constancia de dos contagios más y uno dudoso que esa misma noche también se confirma.

¿Por qué con cuatro contagiados el Fuenlabrada parte el día siguiente de viaje y, además, nadie informa de la situación a las autoridades sanitarias? La respuesta de LaLiga apunta a que no se incumple el protocolo aprobado y que quien debía comunicar lo que ocurría, según define un real decreto aprobado el pasado 9 de junio, era el laboratorio encargado de los análisis. “Se confirmó que así lo hizo”, matiza el informe. Lo que no dice es que los laboratorios envían las pruebas diariamente, así que no parece probable que unos casos certificados en la tarde y noche del domingo estuviesen cotejados por el servicio de salud madrileño el lunes a las 8.45 de la mañana, cuando el Fuenlabrada emprendió desplazamiento hacia Barajas.

En su desvelo por atender a todos los frentes que tiene abiertos, LaLiga aclara que el lunes por la tarde, en cuanto tuvo constancia de que había sospecha de positivos en ocho de las muestras tomadas ese día por la mañana, contactó con CSD y Federación para decidir conjuntamente si se suspendía la jornada, que el primer contacto al respecto se produjo poco menos de tres horas antes del inicio previsto de los partidos y que en menos de hora y media se llegó a la resolución final, consensuada, de que solo se aplazase el partido entre Deportivo y Fuenlabrada.

LaLiga, partidaria de inicio de suspender toda la jornada, subraya también que fue el lunes a partir de las seis de la tarde cuando se inician los contactos con las autoridades sanitarias de Madrid y Galicia para informarles de la situación. Fue entonces cuando estalló una bomba que llevaba detonada 48 horas y cuya expansión no cesa entre reproches y más reproches entre las distintas autoridades deportivas, todas de nuevo a la gresca.

Duras sanciones si se prueba la negligencia

El Comité de Competición de la FEF estudia si el Fuenlabrada pudo incurrir en negligencia al desplazarse a A Coruña para disputar su encuentro ante el Deportivo en el que el club madrileño se jugaba una plaza en el playoff de ascenso a Primera División y la entidad gallega su permanencia en Segunda División. EL PAÍS ha tenido acceso a la resolución por la cual Competición, basándose en la denuncia del Deportivo, ha abierto expediente al Fuenlabrada. “La fundamentación de tal petición [apertura del expediente] se realiza entendiendo que el CF Fuenlabrada SAD habría incumplido obligaciones esenciales impuestas por las autoridades sanitarias y deportivas como consecuencia de la crisis sanitaria provocada por la covid-19, y por la normativa federativa que debe regular las conductas de los clubes para garantizar la integridad y el funcionamiento normal de la competición deportiva”.

El Deportivo apela a los artículos 68 y 74 del código disciplinario de la FEF, ambos penalizados con la pérdida de puntos y el descenso de categoría. El artículo 68 alude a los comportamientos contrarios al buen orden deportivo. El 74 dice: “Se consideran específicamente como infracciones muy graves, la omisión del deber de asegurar el correcto desarrollo de los espectáculos deportivos que impliquen riesgos para los espectadores o para los participantes”.

Feijóo ve irresponsabilidades y no descarta que la Xunta denuncie

”Fue un viaje que nunca debió producirse”, explicó Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia, sobre la triste peripecia del Fuenlabrada en A Coruña. El ejecutivo gallego tiene abierto un expediente informativo al respecto y su líder no descarta que el caso acabe en su asesoría jurídica: “Lo haríamos si entendemos que son hechos constitutivos de delito”. Feijóo apuntó, además, que los riesgos generados tienen que ser asumidos debido al impacto producido sobre la salud pública. El brote más importante de covid-19 en el área sanitaria de A Coruña desde el desconfinamiento es el que llegó importado con motivo de un partido de fútbol que no llegó a disputarse.

“Queremos que se conozca con exactitud qué ocurrió y las responsabilidades deportivas y sanitarias. Ha habido una enorme irresponsabilidad en la conducta del club y LaLiga”, estimó el presidente gallego, que también alertó sobre la afectación económica para el hotel de mayor categoría de la ciudad. “Han sufrido muchas cancelaciones. Seamos todos un poco proporcionados y a ver si buscamos soluciones para no impactar tanto”. Feijóo abrió la posibilidad de que pueda formarse una burbuja que traslade a los expedicionarios del Fuenlabrada a una ubicación próxima que no cause tanto impacto económico en un sector que ya pasa por dificultades. Tras los últimos contagios confirmados no parece una solución sencilla de conformar.

La indignación medra también en el Ayuntamiento de A Coruña, que ayer presentó ante la Fiscalía un escrito en el que piden que se depuren responsabilidades que podrían llegar a ser incluso penales. “No busco protagonismo, sino que defiendo a mi ciudad, que es para lo que estoy aquí”, dice la alcaldesa, Inés Rey.

Fuente: EL PAÍS
Ir al artículo original