De la Mata propone juzgar a Jordi Pujol, su mujer y sus hijos por formar una organización criminal para enriquecerse

Jordi Pujol y su esposa, Marta Ferrusola, pasean cerca de su casa.JEB

“Es historia viva del país, siempre ha llevado a Cataluña en la cabeza y en el corazón. Los catalanes hemos tenido mucha suerte con usted, por eso os merecéis todo el reconocimiento”. Acompañado por los acordes de su guitarra, el músico y humorista Lo Pau de Ponts canta estas alabanzas al expresidente de la Generalitat Jordi Pujol. Se trata de un vídeo publicado en la web pujolpresident.cat dedicada a homenajear al expresident en su 90 cumpleaños, este martes. Más de mil personas han dejado un mensaje en esta página, muchos son elogios por parte de simpatizantes y dirigentes de la antigua Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), algunos de ellos hoy en primera línea política, como el consejero de Interior de la Generalitat, Miquel Buch. Es la nueva acción de los fieles de Pujol para rehabilitar su legado tras los casos de fraude fiscal por los que son investigados él y su familia.

Un grupo de allegados de Pujol inició en 2018 una carrera de fondo para “poner en relieve su trayectoria política sin entrar en cuestiones personales”, explica Jesús Conte, quien fuera su jefe de comunicación en la Generalitat. Las “cuestiones personales” son, entre otras, la confesión que el líder del nacionalismo catalán realizó en 2014 sobre la existencia de un patrimonio fraudulento en Andorra. La Audiencia Nacional investiga desde entonces el dinero sin declarar que el clan Pujol habría amasado en el extranjero. Su hijo Oriol Pujol, que llegó a ser secretario general del partido fundado por su padre, también fue condenado en 2018 por el cobro de comisiones ilegales. Todo ello acarreó el ostracismo de Pujol. Conte y diez personas más conforman el colectivo Amics de Jordi Pujol. Estos y otras asociaciones dieron el pistoletazo de salida a la recuperación social del expresidente catalán en un acto que congregó a trescientas personas en mayo de 2018, la mayoría militantes o herederos de la coalición de Convergència i Unió.

“En los primeros años tras la confesión, había gente próxima a Pujol que se distanció para que no los vieran con él. Ahora cada vez mantiene más contactos, le saludan y no se esconden”, dice Conte. La web abierta con ocasión de su cumpleaños habría sido improbable hace cinco años. “Usted ha sido el mejor presidente del siglo XX, el gran arquitecto de la Generalitat contemporánea. Sin usted y su inmensa acción de gobierno, no se entendería la Cataluña de hoy”, escribe Ignasi Genovés, director general de medios de comunicación de la Generalitat. “Le echamos mucho de menos. Para hacer un país son necesarios estadistas como vos. Visión de futuro. Organización. Prioridades. En definitiva, liderazgo juicioso”, añade Josep Tarin, alcalde de Talamanca.

Los fieles de Pujol habían concebido 2020 como una especie de “año Pujol”, comenta Conte, con numerosos actos y conferencias para conmemorar tres efemérides: su noventa cumpleaños, las cuatro décadas de su llegada a la presidencia de la Generalitat, y los sesenta años de los Hechos del Palau, una protesta contra el franquismo en el Palau de la Música por la que Pujol fue encarcelado. La crisis del coronavirus ha forzado la cancelación de la mayoría de actos y se espera que en otoño puedan reemprenderse algunos, como un encuentro de exconsejeros de Pujol.

Protagonismo en TV3

El expresident dedica su tiempo a escribir reflexiones que comparte con gente cercana a él. También recibe cada vez a más personas en su despacho particular, desde académicos a empresarios, dice Conte. Publicó el pasado mayo en el diario El Punt Avui un artículo en el que opinaba sobre la epidemia de la covid-19, pero también sobre el conflicto en torno a la independencia. En los dos últimos años ha participado con cuentagotas en charlas públicas para agrupaciones de alcaldes, en un homenaje al exalcalde de Barcelona Xavier Trias o en la entrega de distinciones de la Generalitat.

En vídeo, las declaraciones sobre Jordi Pujol de la opinadora Pilar Rahola, el pasado sábado en el programa ‘FAQS’, de TV3.VÍDEO: TV3

Pujol ha aparecido este año en dos documentales de TV3, uno dedicado a las ayudas a países en desarrollo, y otro sobre la policía autonómica, los Mossos d’Esquadra. Ambas entrevistas causaron revuelo porque no abordaron la financiación ilegal de CDC o el fraude fiscal por el que está siendo investigado. La opinadora Pilar Rahola, hoy ideológicamente próxima al mundo posconvergente, también aprovechó el pasado sábado su sección en el programa FAQS, de TV3, para reivindicar al expresident: “La figura política de Jordi Pujol es más importante que su escándalo, incluso que sus miserias. Su legado político tiene una importancia que hoy no tenemos en cuenta porque estamos muy enfadados”.

“Lo más importante, incidía Rahola, “es que es el gran ideólogo de una nueva identidad catalana”. La popular polemista ofrecía en 2012, en el libro Les veus de la influència, una visión menos elogiosa de la obra de gobierno de Pujol: “El pujolismo consiguió un servilismo periodístico atroz que hacía sufrir a quien quería desmarcarse. El presidente Pujol fue el rey de Cataluña, en el sentido más borbónico del término”. En TV3 afirmó que estos aspectos negativos eran “cosas pequeñas”. “Me he muerto demasiado tarde”, habría dicho Pujol, según reveló Rahola al final de su intervención.

“Exiliado en México”

La web para rendir tributo a Jordi Pujol por su noventa cumpleaños recoge documentos gráficos históricos y felicitaciones variopintas. “President, siendo muy pequeña entró en casa a través del televisor, y se quedó. Para siempre. Gracias infinitas por su magisterio”, escribe la exconcejal de Barcelona Mercè Homs. El abogado Ricardo Fernández Deu recupera una imagen del vuelo que retornó del exilio a Josep Tarradellas en 1977, en la que aparecen él y otras personalidades como Pujol o Ramon Trias Fargas brindando. Otra felicitación peculiar es la de Xavier Martorell, exdirigente de CDC y exalto cargo del Departamento de Interior, hoy residente en México, y que dimitió en 2013 como director general de Servicios Penitenciaros acusado de encargar el espionaje de políticos. “Soy Xavier Martorell, ex director general de los Mossos en época [del consejero] Xavier Pomés. Ahora exiliado forzoso en México desde hace seis años. Solo quería felicitarle por su aniversario”.

Fuente: EL PAÍS
Ir al artículo original