Sondeos a pie de urna: el PNV gana las elecciones en Euskadi pero necesitará apoyos para gobernar

El PNV ha vuelto a ganar en Euskadi, y lo ha hecho por amplia mayoría, según los sondeos a pie de urna de Gizaker hechos públicos nada más cerrarse los colegios. El candidato nacionalista, Íñigo Urkullu ha salido reforzado del 12-J al lograr entre dos y cuatro escaños más, y aunque necesitará el PSE-EE para lograr la mayoría absoluta, algo que no ha conseguido ningún partido desde la instauración de la democracia, podrá disfrutar de una legislatura sin sobresaltos.

Después de cuatro años en minoría, que le han obligado a pactar presupuestos con el PP y con Podemos, el PNV recupera la iniciativa parlamentaria, y lo hace después de ganar en las tres provincias y subir al menos cuatro escaños. Los sondeos no detectan ni desgaste ni penalización por la gestión de la pandemia del coronavirus o por la crisis generada al derrumbarse, hace cinco meses, el vertedero de residuos privado de Zaldibar.

Los datos a pie de urna son ajenos a la participación, que a las 17 horas había bajado 8,5 puntos respecto de las elecciones de 2016, pero también a los votos por correo, que en estas elecciones se han multiplicado por 3, hasta los 125.000, que se incorporan a las urnas una vez finalizado el escrutinio.

Las encuestas consolidan a Eh Bildu como la segunda fuerza del Parlamento vasco aunque muy lejos de entrar a competir con el PNV. Las encuestas detectan que la izquierda abertzale sube dos escaños como máximo, lejos todavía de los 21 que obtuvo de 2016. La izquierda abertzale, que ha hecho campaña con el vertedero de Zaldivar y la mala gestión del PNV en la pandemia, no ha logrado el impulso que esperaba con su candidata a lehendakari, la periodista Maddalen Iriarte. Su objetivo era lograr un escaño más por provincia.

La batalla entre el PSE-EE y Elkarrekin Podemos que ganaba en el actual parlamento la formación morada por dos escaños, se ha invertido y los sondeos aventuran que la candidata Idoia Mendía le da la vuelta a la situación y recupera el terreno perdido. El PSE gana entre uno y tres escaños, la misma fuerza que pierde Podemos. Dos partidos que gobiernan juntos en Madrid y que sin embargo son adversarios en Euskadi. La casa morada acusa las luchas internas que han provocado el cambio de cuatro secretarios generales a lo largo del último lustro y de la candidata a lehendakari, Miren Gorrotxategi, que ganó las primarias en febrero, en vísperas de las elecciones aplazadas por la pandemia, del 5ª.

Los peores augurios son para la coalición PP+Ciudadanos que se estrella pasando de los 9 escaños que logro en solitario la formación conservadora, a los entre cuatro o seis que pronostican los sondeos a pie de urna. Una caída que además penaliza al PP ya que uno o dos de esos escaños corresponde a Ciudadanos que entra por vez primera al Parlamento. Como las encuestas precedentes, las efectuadas en los colegios dejan abierta la presencia de VOX en la nueva cámara.

Fuente: EL PAÍS
Ir al artículo original