Noticias Wall Street

Gobierno y PP se unen en el decreto de nueva normalidad entre reproches

Pablo Casado, durante un acto electoral en Galicia este fin de semana.OSCAR CORRAL / EL PAÍS

Pese al clima de crispación y los constantes reproches, el Gobierno y la oposición están muy cerca de sacar adelante el decreto de la llamada “nueva normalidad”, que establece medidas de prevención tras el estado de alarma, y de firmar un acuerdo en materia sanitaria. El líder del PP, Pablo Casado, pidió este martes que el Ejecutivo se siente a escuchar sus propuestas, aunque insistió en que el Gobierno ha ocultado la cifra real de muertos por la epidemia. La ministra portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, sugirió que la mano tendida del PP es “postureo”, pero aseguró que se sentarán a hablar y pidió unidad.

La tónica parlamentaria de las últimas semanas entre el Gobierno y el principal partido de la oposición ha sido la de intercalar reproches y acusaciones con promesas para “tender la mano” y buscar acuerdos. Este martes, a dos días de la votación del decreto para la llamada “nueva normalidad” —que regula, ente otras cosas, el uso obligatorio de las mascarillas o el metro y medio de distancia de seguridad—, se repitió la historia.

En un mensaje grabado enviado a los medios de comunicación sin posibilidad de hacer preguntas, Pablo Casado insistió en que el Gobierno oculta datos sobre “el número real” de fallecidos por la covid-19, justo antes de asegurar que el PP está “dispuesto” a apoyar el decreto de nueva normalidad si el Gobierno se sienta a hablarlo con la interlocutora designada, la exministra de Sanidad, Ana Pastor.

Casi a la misma hora, tras el Consejo de Ministros, la portavoz, María Jesús Montero, arremetía contra el PP. “Nos parece inadmisible que estén trabajando en contra de los intereses de España, de todo el tejido empresarial español”, dijo tras criticar que los populares no apoyen la posición del Gobierno español en la negociación del fondo de reconstrucción europeo. Cuando, ya en el turno de preguntas, le comunicaron las declaraciones de Casado sobre su disposición a apoyar el decreto de nueva normalidad, la ministra portavoz sugirió que se trataba de “postureo” electoral: “No nos vamos a prestar al juego del PP, ellos tienen que definirse y decir si van a arrimar el hombro para sacar a este país de la pandemia. No pueden proponer una mañana una cuestión porque ahora se acercan las elecciones y después sacar el perfil duro, en ese frente del no con sus compañeros de Vox, que no tiene apoyo en la sociedad. Es el momento de que el PP se comprometa en todas las áreas, no solo en la sanitaria”.

Casado rechazó en su momento la apuesta del Gobierno por reeditar unos nuevos pactos de La Moncloa, y propuso en su lugar una comisión parlamentaria en el Congreso, donde la oposición gana peso y protagonismo, como recordó este martes la propia Montero. A Casado le interesa, por tanto, que su iniciativa se materialice en algo concreto, especialmente ahora que el sector empresarial también demanda acuerdos y que barones de la formación, como el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, han firmado pactos con la oposición para afrontar los próximos meses.

El PP quiere capitalizar esa comisión y hacerse valer. La dirección popular considera que el presidente del Gobierno les ha ninguneado y que lleva más de mes y medio sin llamar a Casado. “Después de haber conocido la propuesta de decreto de lo que el Gobierno llama nueva normalidad, he de decir que nosotros estaríamos dispuestos a apoyarlo una vez que el Gobierno se haya sentado con el PP para incorporar otras medidas que consideramos necesarias. Pensamos que el decreto es insuficiente ante cualquier rebrote, pero también ante la reactivación económica y jurídica de nuestro país. Nosotros haremos nuestro trabajo. Pedimos también que el Gobierno se siente con la oposición”, dijo, admitiendo que las “mejoras” podrían incorporarse durante la tramitación como ley del decreto.

Montero sostuvo este martes que el Gobierno había hecho “lo imposible” por dialogar con el PP. “Ojalá abandonen ese seguidismo de la ultraderecha y la competición por el insulto”, añadió. La portavoz aseguró que “en el entorno no público” sí hay conversaciones entre el Ejecutivo y el principal partido de la oposición, “muchas más de las que el PP está dispuesto a reconocer”. Pero la interlocución entre Sánchez y Casado es nula desde hace semanas.

El decreto de nueva normalidad recoge cuestiones fundamentalmente técnicas e incorpora sugerencias planteadas por las comunidades autónomas. El pacto por la Sanidad que los populares quieren que escuche el Gobierno tampoco presenta especiales dificultades para el Ejecutivo ya que se resume en aumentar los recursos humanos y técnicos y contiene medidas que el propio ministro de Sanidad ha anunciado ya, como una “reserva estratégica de material sanitario”.

El pacto por la Sanidad, que Casado comparó al pacto de Toledo sobre las pensiones, como un “legado para las siguientes generaciones”, plantea un refuerzo del personal de atención primaria y un grupo nacional de profesionales sanitarios que se puedan desplazar a zonas que necesiten refuerzos, así como un plan de seguimiento para los enfermos de la covid-19 que ya se han curado, un “plan de choque” para las listas de espera.

Más complicados son los pactos económicos, donde sí hay diferencias de fondo. Casado, por ejemplo, insiste en bajar impuestos pese al aumento del gasto público. El PP ha pedido alargar los ERTE hasta final del año. El Gobierno sigue negociando con los agentes sociales una ampliación hasta septiembre.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

Buscador: La desescalada por municipios

Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

Guía de actuación ante la enfermedad

Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Fuente: EL PAÍS
Ir al artículo original

You may also like