Noticias Tecnología

Ni tarjeta ni móvil: Amazon quiere que paguemos con las manos

Jeff Bezos (y cualquiera que se dedique al comercio) sabe bien que cualquier barrera que se interponga entre un cliente y el proceso de compra, disminuye las posibilidades de que el primero finalice la transacción. Amazon dio un paso de gigante anunciando su primera tienda sin cajas en la que el pago se efectuaba al abandonar el cliente la tienda mediante la propia app en el móvil.

Este modelo obliga al cliente a ser abonado a Amazon Prime, lo que dejaba fuera al resto de potenciales compradores. El gigante trata de dar un paso más allá: si prosperan las pruebas piloto que se están llevando a cabo, el pago se efectuará con la palma de la mano, según ha informado el Wall Street Journal.

Simplificación en el pago en lugares de mucho tránsito

¿En qué consistiría esta nueva forma de pago? Amazon pretende distribuir kioskos de pago en locales y negocios con gran afluencia de clientes como puede ser una cafetería; la idea es que el cliente autorice el pago mostrando la palma de su mano (a modo de saludo) a un lector biométrico ubicado en el kiosko que validaría el pago. Para ello, el comprador debería haber vinculado previamente una tarjeta de crédito con la información biométrica de su mano, y este proceso se haría una única vez en los mismos kioskos. Este sistema agilizaría enormemente el proceso de pago en restaurantes, cafés y demás negocios con un constante ir y venir de clientes que efectúan pagos de poco importe.

¿Qué ganaría Amazon con este sistema de pago que no está directamente vinculado con su tienda? Aunque todavía no hay ningún tipo de confirmación y la firma ni ha confirmado ni desmentido, el WSJ especula que el gigante podría hacer una explotación comercial del big data acumulado por estas máquinas. Esto es, que la información relativa al cliente, el producto comprado, el coste del mismo y el local y hora de compra, serían un filón que Amazon podría explotar para posteriormente sugerir productos o servicios a su ingente base de datos de clientes. Toda la información recabada por estos puntos de pago biométricos iría a parar a los servidores de Amazon, que posteriormente podría hacer una explotación comercial de los mismos.

Con todo, Amazon no está sola en este intento por implantar sistemas biométricos de pago y el coloso asiático Alibaba está ya llevando a cabo pruebas piloto de un sistema de pago mediante una sonrisa. Según parece, los de Jeff Bezos estarían ya en conversaciones con VISA, Mastercard. JPMorgan Chase & Co., Wells Fargo & Co. y Synchrony Financial, de cara a una colaboración para la puesta en marcha de

Fuente: EL PAÍS
Ir al artículo original

You may also like