Ivanka Trump protagoniza el discurso más esperado y controvertido del CES

Dos horas antes de que empezara la presentación de Ivanka Trump este martes en el CES, decenas de personas hacían cola para coger sitio en un gran salón del hotel Venetian en Las Vegas. La hija y asesora de Donald Trump, presidente de EE UU, ha asistido a la mayor feria de tecnología de consumo del mundo para hablar sobre el futuro del trabajo. Su participación ha causado expectativas y controversia a partes iguales.

Después de anunciarse que Trump participaría en la feria, diferentes expertos de la industria tecnológica criticaron la decisión. La mayoría alegaba que había mujeres con más experiencia en el sector y más cualificadas para ello. “Esta es una elección terrible en muchos niveles, pero también un insulto a los años de protestas por las pocas mujeres que han sido invitadas a la keynote y a las que se dijo que era un problema de base mientras que los hombres en una situación similar eran promovidos”, tuiteó la comentarista de tecnología Rachel Sklar.

La analista tecnológica Carolina Milanesi expresó su desacuerdo en una columna publicada el pasado 31 de diciembre en Forbes: “La razón de mi disgusto se basa en el hecho de que hay muchas más mujeres que se dedican a la tecnología y son empresarias que podrían dar vueltas alrededor de Trump sobre cómo la tecnología impactará en el futuro del trabajo”.

En la misma línea se posicionaron muchas otras mujeres y empresarias como Sara Mauskopf, directora ejecutiva de la compañía de cuidado infantil Winnie: “Hay muchas mujeres que están trabajando mucho para ayudar a las mujeres en tecnología y crear productos que ayudan a las mujeres y también a los niños y las familias. Ivanka Trump no es una de ellas”.

Ante el aluvión de críticas, la CTA (la asociación de compañías tecnológicas de EE UU, que organiza el CES) defendió su decisión. El director de la feria, Gary Shapiro, argumentó en una entrevista con la BBC que la presencia de Trump en la feria serviría para explicar la colaboración entre la industria y el Gobierno. “Se presta mucha atención a los trabajos del futuro, y la keynote con Ivanka Trump se centrará en cómo la industria está trabajando con el Gobierno en este tema tan importante”, afirmó, además de resaltar que Trump ha hecho un gran trabajo. A sus 38 años, la hija del presidente de EE UU ha aparecido en diferentes eventos con ejecutivos como Tim Cook, de Apple, o Sundar Pichai, de Alphabet.

Formación y digitalización

Finalmente, este martes, Gary Shapiro ha entrevistado a Trump ante centenares de asistentes. La asesora, que ha centrado gran parte de su discurso en la situación laboral en EE UU, ha afirmado que en la era digital se requiere “una alfabetización técnica” de los trabajadores. “No se trata solo de ofrecer formación para los trabajos del futuro. Las empresas deben invertir en capacitar a su fuerza laboral actual para que esas personas puedan seguir desempeñando su trabajo mañana aunque usen equipos diferentes”, ha explicado.

La universidad, según ha subrayado, no es el camino más adecuado para todos los jóvenes: las compañías deberían fijarse más en las habilidades a la hora de contratar y menos en los títulos. Trump, que ha anunciado una nueva colaboración entre el Gobierno estadounidense y la industria tecnológica para crear empleos, ha abordado la importancia de la digitalización para agilizar diferentes trámites: “Necesitamos aprovechar la tecnología y los datos para tener la información [de las personas] en su iPhone ¿Por qué no puedes tener tu título de secundaria en tu iPhone y verificarlo para que la persona que te va a contratar no tenga que llamar para comprobarlo?”.

En cuanto al sistema de inmigración de EE UU, ha afirmado que debe ser revisado. Según ha explicado, el presidente del país cree que “es una locura educar a los inmigrantes de todo el mundo y cuando están a punto de iniciar su negocio, echarlos del país”. “Nuestro sistema de inmigración es totalmente defectuoso. Si lo comparamos con el de nuestro vecino del norte, Canadá, no tiene sentido. Necesitamos reclutar y retener al mejor talento del mundo”, ha concluído.

Fuente: EL PAÍS
Ir al artículo original