¿Podrá el ordenador del futuro guardarse en un bolsillo? ¿Dejará de tener teclado físico? ¿Estará pensado para ser reparado por el propio usuario? Los fabricantes de ordenadores trabajan sin descanso para dar respuesta a estas y muchas otras incógnitas. Anticiparse a lo que los usuarios van a demandar de aquí a hasta cinco años es la fórmula para que sus productos no se queden obsoletos. Mientras que algunas marcas ya experimentan con portátiles plegables, la consultora IDC prevé un aumento en las ventas de dispositivos convertibles. También hay quienes trabajan en portátiles controlados por voz o compatibles con 5G y apuestan por diferentes accesorios para ordenadores: desde gafas de realidad aumentada a ratones con todo tipo de diseños.

Lenovo fue el líder mundial en el sector en el último trimestre, seguido de sus competidores habituales, HP y Dell. EL PAÍS ha visitado el campus de la compañía en Pekín, en el que trabajan más de 10.000 empleados. Está ubicado al noroeste de la ciudad, en un centro tecnológico llamado Zhong Guan Cun. Esta zona, popularmente conocida como el Silicon Valley de China, aloja a grandes compañías tecnológicas como Baidu, Netease, Sina o Tencent.

Allí, Lenovo cuenta con un laboratorio de diseño. Un equipo de 70 trabajadores experimenta con diferentes materiales, texturas y colores. En sus manos está decidir cómo será el ordenador del futuro y analizar qué tendencias predominarán y cómo cambiará la forma de interactuar de los usuarios con estos aparatos. “Anticipamos cómo será dentro de cinco años la relación entre los clientes y sus dispositivos para no quedarnos obsoletos. Mientras más tecnología entra en nuestras vidas y despersonaliza las cosas, más personas anhelan la interacción humana real y la autenticidad”, explica Andreas Schupp, director del laboratorio de diseño de Lenovo en Pekín, que comenzó su andadura en la compañía en 2009 y antes trabajó durante una década en una agencia de diseño global.

Pese a que los productos que salen al mercado tienen colores limitados, en el laboratorio experimentan con todo tipo de tonos y acabados. Así lo explica Ashley Xu, directora general de diseño CMF de Lenovo. “Probamos diferentes combinaciones. Con el mismo color junto a diversas texturas se consiguen resultados muy diferentes”, afirma en una sala del laboratorio de diseño repleta de prototipos de portátiles y diferentes productos en todo tipo de colores y texturas. A la hora de escoger un ordenador, cada detalle es importante: desde los colores hasta los materiales. El cristal, el aluminio o el cuero son algunos de los utilizados en la actualidad. Cuando en el laboratorio consideran que un color es agradable y un material tiene un tacto interesante, contactan con proveedores para crear diferentes muestras y ver cuál sería el resultado final.

Ordenadores convertibles

Para Schupp, el diseño es una solución estratégica de problemas que impulsa la innovación. Pone como ejemplo la familia Yoga. Estos dispositivos son un híbrido a medio camino entre un ordenador portátil y una tableta de grandes dimensiones. Su versatilidad se debe a que su pantalla es capaz de girar 360 grados. “La inspiración de Yoga fue comprender cómo se mueve el cuerpo. Las personas usan los ordenadores de muchas formas diferentes. No solo sentados en una mesa, a veces en un sofá o en otras posturas”, explica.

Este tipo de ordenadores convertibles y tabletas desmontables serán cada vez más demandados, según pronostica IDC. Por el contrario, la consultora prevé un descenso en las ventas de PCs y tabletas tradicionales. Al igual que Lenovo, otras compañías como Acer, Asus, HP o Dell han lanzado al mercado ordenadores convertibles con un tamaño reducido, pantallas táctiles y, en ocasiones, la posibilidad de desmontar el teclado de la pantalla.

Sacar la bola de cristal para determinar qué van a demandar los usuarios es un reto complicado: “¿Qué pasa si en cinco años ya no se usan algunos de los dispositivos actuales, por ejemplo, el PC? ¿Por qué podría ser reemplazado?”. En este contexto de incertidumbre, las compañías prueban nuevos conceptos. Entre ellos, dispositivos plegables. Mientras que múltiples fabricantes de smartphones como Samsung, Huawei o Motorola ya han presentado terminales que se doblan, algunas marcas de ordenadores no quieren quedarse atrás. Lenovo ha presentado este año el primer portátil plegable. “La productividad de los Notebooks y de los smartphones”, afirma Yang Yuanqing, CEO de Lenovo mientras pliega el dispositivo ante decenas de asistentes al Lenovo Tech World, un evento celebrado en noviembre en Pekín al que EL PAÍS ha sido invitado por la compañía.

Totalmente abierto, el dispositivo puede ser utilizado como una tableta para ver vídeos. Al plegarlo, puede convertirse en una especie de libro y en un ordenador con teclado virtual en la propia pantalla. Es probable que en el futuro los nuevos modelos de ordenadores carezcan de teclas mecánicas y aprovechen la superficie del teclado para introducir una pantalla adicional y completamente configurable. De hecho, en la feria asiática Computex, fabricantes como Asus o Intel mostraron su interés por portátiles con doble pantalla.

Schupp, en relación a los ordenadores plegables y a estos nuevos portátiles, señala que “toda tecnología que se coloca en un producto puede tener éxito o todo lo contrario”. “La industria está intentando saber cuál será el próximo gran avance”, afirma. La compañía también ha presentado este año el primer ordenador del mundo con 5G, pero el director del laboratorio de diseño vislumbra un largo camino por delante: “El 5G está ahí, pero aún no está listo. En este momento esta tecnología también desde la perspectiva del consumidor es muy costosa, necesita el servicio y los dispositivos”. De hecho, para él, la principal limitación a la hora de crear mejores diseños es el coste. El mayor reto, según sostiene, es garantizar un buen precio a la vez que una buena experiencia del usuario.

Experiencia del usuario

De hecho, en 2020 la experiencia del cliente superará el precio y el producto como el diferenciador clave de la marca, según Gartner. Dilip Bhatia, director de experiencia de cliente de Lenovo, afirma que solo van a sobrevivir los fabricantes que se centren en la experiencia. Las compañías realizan periódicamente encuestas e informes para conocer la opinión de sus usuarios. También analizan las publicaciones en redes sociales y diferentes webs. Por ejemplo, Lenovo tiene en cuenta el feedback de usuarios de mercados en nueve lenguas diferentes. El audio, la batería y el rendimiento son algunas de sus prioridades.

Pero no todos los usuarios demandan lo mismo: “Lo que esperan los millenials es muy diferente que lo que espera gente de generaciones anteriores”. Además, la generación Z, aquellos usuarios nacidos entre 1996 y 2010, serán el 40% de los clientes en 2020, según Bhatia. Buscan dispositivos con diferentes formas y experiencias profundas e inmersivas. El vídeo se está convirtiendo en “un gran negocio”. El 73% de los ejecutivos está de acuerdo en que el video mejora significativamente la calidad de la conversación, según el experto. Además, en 2020 casi una de cada tres interacciones en la web se realizará a través de la voz, según Gartner. Los fabricantes llevan años trabajando en la tecnología de procesamiento del lenguaje natural y desarrollando ordenadores que pueden ser controlados con la voz.

Mientras que algunos ordenadores son compatibles con los principales asistentes de voz en el mercado, algunas compañías van más allá. ¿Podrá controlarse el ordenador del futuro con la mente? Microsoft ha registrado una patente que permite prescindir de los dispositivos periféricos como el teclado y el ratón y utilizar datos neurológicos para cambiar el estado de una aplicación, según CBInsights.

Entre las diferentes innovaciones, también se exploran plataformas que permiten al usuario interactuar entre el móvil y el ordenador. Lenovo One es un sistema para enlazar un smartphone y un PC e intercambiar archivos entre ellos, reflejar la pantalla del móvil en el ordenador o usar diferentes aplicaciones en Windows mientras se hacen otras cosas en el móvil.

En este continuo intento por mejorar la experiencia del usuario, HP ha creado un canal de Youtube con cientos de vídeos de reparaciones de portátiles y ordenadores para que el usuario pueda arreglarlos por su cuenta. De esta forma, es posible optar por solucionar un problema sin tener que acudir a servicios técnicos especializados.

Mientras tanto, otras compañías centran sus esfuerzos en la sostenibilidad y en desarrollar diferentes accesorios para los ordenadores. Algunos utilizan materiales reciclados en sus dispositivos. Por ejemplo, HP ha presentado recientemente Elite Dragonfly, el primer portátil construido con plásticos provenientes del fondo del océano. Entre los accesorios más novedosos, están unas gafas de realidad aumentada presentadas por Lenovo que permiten a los usuarios de PC ver múltiples pantallas a la vez o ratones con diseños poco convencionales. Logitech ha lanzado MX Vertical, pensado para apoyar la mano en una posición natural y evitar así las molestias habituales de pasar muchas horas utilizando el ordenador, y Asus ha creado VivoMouse WT710, que sustituye los botones tradicionales por un panel circular que integra las funcionalidades de un touchpad, un mando a distancia y un ratón óptico.

Fuente: EL PAÍS
Ir al artículo original

You may also like