Solo un 5% de las compañías españolas están preparadas para asumir de una forma completa su incorporación a la denominada industria 4.0 y afrontar el reto de la digitalización, según un informe elaborado el año pasado por Everis. El recinto de Gran Via de Fira de Barcelona tratará de resolver ese problema entre los próximos 29 y 31 de octubre en el marco de la Barcelona Industry Week, que celebra su cuarta edición con el objetivo de promover la fabricación inteligente, conectada y autónoma en un momento en el que la industria no pasa por su mejor momento, afectada por las tensiones comerciales globales y la desaceleración. Asumir esa revolución parece ineludible para conseguir la competitividad necesaria y permitir que la economía manufacturera asuma mayor protagonismo en el conjunto de la economía, que cada vez se aleja más del objetivo del 20% que se fijó el Gobierno español.

Los siete eventos que forman parte de la Industry Week prevén recibir un total de 25.000 visitantes profesionales, atraídos por 550 empresas expositoras y 600 ponentes. Una amplia oferta con la que se pretende abordar desde diferentes perspectivas las oportunidades que ofrecen las tecnologías disruptivas para mejorar los procesos de fabricación.

“Pretendemos acelerar la transformación de la industria poniendo al alcance de las empresas herramientas de automatización explicándolas siempre desde casos reales. La Barcelona Industry Week no se dirige a tecnólogos, sino a gestores que buscan nuevos productos, nuevos procesos y más eficiencia”, explica Salvador Tasqué, director de Negocio Propio de Fira de Barcelona.

El IoT Solutions World Congress (IoTSWC), uno de los referentes mundiales de su ámbito y dirigido sobre todo a un público internacional, será el principal reclamo de la Industry Week, organizado por Fira de Barcelona junto al Industrial Internet Consortium. Tratará el de soluciones del Internet de las cosas (IoT), de inteligencia artificial y blockchain, básicos en la era de la conectividad inteligente, por lo que se prevé la participación de empresas que engloban todo el sector.

“Somos un referente mundial, por lo que el IoTSWC contará con la participación de los consejeros delegados mundiales de los principales verticales [sectores industriales], porque están viendo como el Internet de las cosas está transformándolos y nosotros aspiramos a impulsar ese ecosistema”, explica Roger Bou, director del congreso. Bou explica la revolución que está suponiendo la combinación del conocimiento que aportan los datos y la inteligencia artificial para tratarlos, con el surgimiento de nuevas empresas que están convirtiéndose en líderes de mercado frente a las empresas tradicionales.

Esa revolución acabará con los compartimentos estancos que durante años ha mostrado a los sectores industriales, para iniciar una nueva era de colaboración empresarial y tecnológica. Por ejemplo, en la industria del motor, donde los fabricantes persiguen dejar de ser meros productores de coches para situarse como plataformas de movilidad, lo que les obliga a buscar el apoyo de grandes tecnológicas y empresas más pequeñas y ágiles. “Ya nadie tiene la fuerza suficiente para hacerlo todo”.

En esa carrera, el IoTSWC estrena este año el IoT Solutions.Font, un área con la que se pretende dar visibilidad a start-up con productos y servicios originales basados en el Internet de las Cosas. Se han seleccionado una decena de nuevas compañías junto al Conector Startup Accelerator para que durante la Industry Week puedan contactar con inversores, empresas y profesionales y pugnar entre ellas para conseguir un puesto en un programa de aceleración.

Uno de los atractivos del congreso serán los bancos de pruebas para hacer demostraciones de aplicaciones de Internet industrial. Una, por ejemplo, mide el comportamiento de los conductores al volante para actualizar el coste de la póliza de seguro. Otra se centra en la atención médica predictiva. O una más que da información a los agricultores sobre el estado de sus explotaciones. Joe Barkai, analista estadounidense, ofrecerá una conferencia sobre el poder de la inteligencia artificial dentro de diez años.

Avinent es una de las compañías que ha entrado de pleno en la industria 4.0. Empezó como una especialista en componentes de decoletaje industrial de precisión para el sector de la automoción y ahora es una de las empresas punteras en el diseño y fabricación de implantes dentales. “Somos una de las primeras empresas del sector que lo hace casi todo desde un entorno digital y eso para nosotros supone precisión, seguridad y velocidad”, explica Helena Torner, del departamento de marketing de la compañía. La empresa no solo es capaz de automatizar todo el diseño de los implantes, sino que los fabrica con una sintetizadora de titanio, pero también podría derivar esa impresión a cualquier instalación que contara con una de esas impresoras 3D.

Avinent será uno de los modelos que tomará el Industry From Needs to Solutions, uno de los salones que formarán parte de la oferta de Industry Week. Ha renovado su formato y ha abierto su abanico de productos: máquina herramienta, conectividad y datos, impresión 3D, automatización y robótica, moldes y matrices, nuevos materiales, y diseño y servicios. “Nacimos como un salón más enfocado a la fabricación aditiva —más conocida como impresión 3D— y nos hemos abierto hacia otros sectores, desde la automoción a la aeronáutica, pasando por la salud y los bienes de consumo o la energía”, explica Miquel Serrano, el director del Industry, que defiende el perfil pedagógico y divulgativo para las empresas que tuvo en sus primeras ediciones, un papel al que no renuncian. “Deutsche Bahn (la operadora ferroviaria alemana) o Sauber (fabricante de coches de competición) vendrán a explicar cómo están utilizando la digitalización desde hace años, porque lo que nosotros queremos es acelerar la adaptación a las nuevas tecnologías de las nuevas empresas”, explica.

Fuente: EL PAÍS
Ir al artículo original

You may also like