El gigante tecnológico IBM ha concretado la compra de Red Hat con la intención de apuntalarse en el negocio de la nube haciendo una inversión de 34 millones de dólares.

IBM como propulsor de la tecnología global, constantemente está en la búsqueda de innovaciones, por ello las sociedades también son necesarias.

Así inició la carrera de las empresas por ser los grandes magnates de la tecnología. En esta perspectiva, IBM inició la compra de la empresa Red Hat pues es una empresa que se destaca en la creación de sistemas operativos Linux, conocidos como el software libre quiénes presentan una alternativa a los sistemas operativos de Microsoft.

En una inversión histórica, IBM busca posicionarse además en el mundo Cloud ya que una gran parte de las soluciones de software que se ofrecen a las empresas, requieren estar conectados a la nube,y Red Hat tiene vasta experiencia en esa área.

Esta integración no significa que Red Hat dejará de tener soluciones de software a la comunidad open source o código abierto. Red Hat aclaró que a partir de ahora funcionará como una unidad de negocios independiente dentro del holding IBM.

Así mismo Red Hat indicó que sigue en la búsqueda de alianzas con empresas que construyeron soluciones de nube como Amazon Web Services, Microsoft Azure, Google Cloud y Alibaba entre otros tantos.

Las expectativas

IBM y Red Hat apuestan a revolucionar el verdadero valor de la nube híbrida en el mercado tecnológico actual, y para ello combinan el poder y la flexibilidad de la tecnología abierta de la nube híbrida de Red Hat, con la escala y la profundidad que tiene IBM en su capacidad de innovación y amplia experiencia en la industria; con una cartera de clientes en expansión, los clientes actuales y futuros podrán tener un acceso a las herramientas necesarias para acelerar sus transacciones a la nube.

A pesar de que Red Hat no es una gran cantidad de servicios en la nube, es un jugador importante en la construcción de servicios en la nube. Si bien Red Hat es mejor conocido por su sistema operativo, ofrece una gama creciente de otros productos que facilitan a las compañías construir plataformas similares a la nube en sus propios centros de datos o administrar aplicaciones que se ejecutan en múltiples servicios de computación en la nube.

IBM se posiciona como la cuarta compañía a nivel global que presta soluciones en la nube después de Amazon, Microsoft y Google. Esta nueva estrategia de negocios busca precisamente cambiar eso.

Go to Source